Mágicas Ruinas
crónicas del siglo pasado

interbalnearia
CARRETERA INTERBALNEARIA
PLAYAS MULTIPLICADAS POR MIL
El área norte de la zona balnearia atlántica bonaerense sufre actualmente una suerte de aislamiento provocado por caminos no demasiado fáciles de transitar. La explosión turística, que se va incrementando con cada año que pasa, ha motivado necesidades viales de prioridad creciente que se han vuelto prácticamente impostergables.
Hace poco tiempo se han abierto las propuestas para la licitación que prevé la construcción de la Ruta Interbalnearia Atlántida Argentina en jurisdicción del partido de General Lavalle.
El proyecto comprende dos tramos: el primero de ellos entre General Lavalle y San Clemente del Tuyú, con una longitud de 18 kilómetros, y el segundo desde esta última localidad hasta Mar de Ajó, de 37 kilómetros. Incluye también la pavimentación de los accesos a General La-valle y a los balnearios de San Clemente del Tuyú, Las Toninas, Santa Teresita, Mar del Tuyú, San Bernardo y Mar de Ajó, lo que hace una longitud total de 72 kilómetros.
Este camino se desarrolla en general sobre traza virgen, con excepción del tramo General Lavalle-San Clemente y los accesos a esas dos localidades, mientras que los restantes accesos corresponden a traza nueva.
Sobre el camino principal deberán ensancharse tres puentes de hormigón armado de 10 metros de luz, que cuentan actualmente con un ancho de 7 metros y se llevarán a 8,30.
Para la realización de esta obra se ha previsto un presupuesto oficial de $ 35.173.121,83, habiéndose actualizado
el citado presupuesto en S 40.519.436,32, y el plazo para la ejecución total de la obra fue fijado en 900 días para su conservación a cargo de la empresa adjudicataria.
Ya están avanzados los estudios para el tramo Mar de Ajó, Pinamar y Villa Gesell-Mar Chiquita. Además, se licitará la apertura de traza entre Miramar y Mar del Sud.
No hace falta volver a remarcar la importancia de esta obra. Actualmente, el automovilista debe enfrentarse con algunas dificultades para llegar a San Clemente, Santa Teresita o la cadena de playas que tiene su cabeza en Mar de Ajó. Esos problemas se multiplican en época de lluvias, ya que el barro y la arena de los caminos tornan casi peligrosa la travesía. De esta manera la potencialidad se multiplica por mil en este litoral atlántico bonaerense, que casi ininterrumpidamente ofrece desde San Clemente del Tuyú hasta Bahía Blanca amplias playas generosamente dotadas de encantos naturales.
Paralelamente, ello determinará el desarrollo y mejoramiento de todas las actividades conectadas al turismo, en zonas en que éste constituye la única actividad potencialmente posible.
En los estudios realizados al efecto se tuvo especialmente en cuenta que todo el complejo turístico de la zona atlántica bonaerense debe desarrollarse gradualmente dando prioridad a aquellos sectores que en la actualidad detentan mayor afluencia de turistas y ritmo de crecimiento, en donde la iniciativa privada volcó sus mayores esfuerzos en favor de dicha actividad.
Revista Extra
mayo de 1973
 
 

ir al índice de Mágicas Ruinas

Ir Arriba