Mágicas Ruinas
crónicas del siglo pasado


fernando de la rua




HABLA FERNANDO DE LA RUA
(EL SENADOR NACIONAL MAS JOVEN: 35 AÑOS)
Abogado, recibido a los 20 años, con medalla de oro. Fue asesor del Ministerio del Interior durante el gobierno de Arturo Illia. Consiguió un estrepitoso triunfo el domingo 15 de abril en la Capital Federal y ocupará una de las 12 bancas que la UCR tiene en el Senado Nacional. Este es su pensamiento.

EXTRA: ¿Cómo tendrá que ser el Senado 1973-1977?
De la Rúa: Sin declinar su clásico rol de creador de leyes, el Parlamento tiende a asumir un papel preponderante como fiscal de la República.
E.: ¿Qué factores incidieron en el electorado metropolitano para elegir en la segunda vuelta?
D. la R.: Los sectores independientes que no votaron al FREJULI, y desde luego quienes votaron por nuestro partido, encuentran en nosotros una función de control republicano. Pienso que la juventud y la mujer tuvieron un papel decisivo.
E.: Como senador, ¿votaría afirmativamente un proyecto del P. E. designando embajador extraordinario a Juan Domingo Perón?
D. la R.: Al Senado sólo le cabe prestar o no acuerdo a los embajadores que proponga el Poder Ejecutivo. Por lo tanto la pregunta es hipotética. Pero además es anecdótica: el papel que juegue o no Perón en el país no puede examinarse bajo el formalismo de un nombramiento diplomático.
E. : ¿Cuál debería ser el rumbo de las relaciones exteriores?
D. la R.: Defendemos la política de no intervención y por eso no enviamos soldados a Santo Domingo; queremos la igualdad jurídica de las naciones y el respeto de los derechos humanos y sociales. Pensamos que Argentina debe mantener relaciones con todos los países del mundo y comerciar con todos ellos. Luchamos por la integración latinoamericana y fue nuestro gobierno el que dio origen a los acuerdos de la Cuenca del Plata. Consideramos que el Pacto Andino es esencial para la acción regional de la América latina. Es preciso señalar que la política trazada para la Cuenca del Plata fue demorada por el facto iniciado en 1966, permitiéndose al avance de los proyectos brasileños sobre el Paraná.
E. : ¿Cree conveniente confirmar en bloque a los embajadores o practicar una profunda reorganización de los cuadros diplomáticos?
D. la R.: Todo lo que se haga “en bloque” no es saludable. Lo importante es definir una política internacional coherente, de hondo sentido nacional, y contar para su ejecución con embajadores que la interpreten cabalmente.
E. : ¿Qué límites debería tener una amnistía a los presos políticos?
D. la R.: El país debe unirse y reencontrarse. Por eso apoyamos una ley de amnistía. Pero ésta no debe ser indiscriminada. Hay que examinar los distintos casos y definir con precisión el concepto de delito político de modo que una ley que debe servir para la unión y la pacificación no sea pretexto para dar impunidad a delitos comunes. La expresión “libertad”, aunque pueda ser consecuencia de la amnistía, no tiene en este caso sentido jurídico: el Parlamento sólo puede dictar una ley de amnistía, pero su aplicación corresponde a los jueces, y sólo éstos pueden disponer, si encuentran aplicable la ley en los casos concretos, las libertades correspondientes.
E.: ¿Su posición personal con respecto a los contactos económicos en Europa?
D. la R.: Aún no se ha explicado al país en qué han consistido estos contactos. Considero que la apertura de nuevos mercados siempre es útil. En cuanto al aporte de capitales, será positivo en la medida que se sumen a nuestro desarrollo en áreas determinadas por una planificación económica de sentido nacional, en el marco de una estricta regulación legal.
E. : En materia de educación, ¿usted opina que hay que restringir la influencia de la enseñanza privada en beneficio de la estatal?
D. la R.: La escuela pública, oficial o privada, cumple una función trascendente. Nosotros somos contrarios a la especulación con el aporte estatal que hace de la enseñanza un comercio, pero no retacearemos nuestro apoyo a la enseñanza privada de elevado interés social. Afirmamos, si, que hay que recuperar para la escuela oficial el nivel que ha perdido como consecuencia de una política presupuestaria que disminuyó el aporte para la educación incrementando correlativamente los gastos militares.
E. : ¿Su posición con respecto a la nacionalización de los depósitos bancarios?
D. la R.: Nuestro programa establece expresamente la nacionalización del crédito mediante el efectivo control y orientación a través del Banco Central de los depósitos bancarios.
E. : ¿Está de acuerdo en dejar sin efecto, en bloque, todas las leyes promulgadas por la Revolución Argentina?
D. la R.: Nos oponemos a la aprobación en bloque de esa legislación, de la cual debe extirparse rápidamente lo negativo (como las leyes represivas, la limitación de la autonomía universitaria, etc.), y examinarse el resto en particular mediante la formación de comisiones por áreas en ambas Cámaras.

Recorte en la crónica___
¿TRASVASAMIENTO GENERACIONAL O IDEOLOGICO?
El trasvasamiento generacional no tiene que ser un trasvasamiento ideológico. El peronismo es lo que Perón quiso que fuera. No lo que quieren así “los intrusos”. Un ejemplo claro, típico: trasvasamiento generacional es el de Ricardo Balbín a Raúl Alfonsín o a Fernando de la Rúa Donde se siguen las corrientes naturales, con toda la modernidad y transformación que requieren, pero no se les cambia el sello ideológico o se le pone otro rótulo Justicialismo. además, es nacional. Socialismo, en cambio, tiene connotaciones extranjerizantes.

Revista Extra
05/1973

ir al índice de Mágicas Ruinas

Ir Arriba