Mágicas Ruinas
crónicas del siglo pasado

salto grande
SALTO GRANDE
La realidad que se aproxima
Los orígenes del proyecto se remontan nada menos que a 76 años. Pero recién en 1946 los gobiernos de Argentina y Uruguay firmaron un convenio, mediante el cual se creó la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, integrada por igual número de delegados de cada país. Doce años más tarde, el 27 de agosto de 1958, el convenio fue ratificado en sus términos, que establecen en líneas generales que las aguas del río Uruguay serán usadas en común por partes iguales y sus diversas utilizaciones tendrán el siguiente orden de prioridad: para fines domésticos y sanitarios, para navegación, para producción de energía y para riego. En el lapso indicado distintos gobiernos hablaron insistentemente sobre Salto Grande, su envergadura como proyecto y sus proyecciones en la economía de ambos países del Río de la Plata. Sin embargo, el mismo tiempo actuó como factor de desgaste. Y hoy, es probable que muchos argentinos crean que se trata de un excelente estudio, que prolijamente encuadernado, duerme, como tantos otros, en el cajón de un funcionario de turno. No es así.

LA ARDUA TAREA DE “CERRAR” EL RIO. “Dentro de 60 días se adjudicará el contrato de obras civiles e hidráulicas. A partir de ese momento comenzarán los trabajos y en abril de 1979 estarán terminadas las dos primeras unidades. En 1980 la obra
estará terminada.” La categórica afirmación pertenece a los ingenieros Adolfo M. Queirolo y Luis M. Calvo, jefe de servicios técnicos y director de obras civiles e hidráulicas, respectivamente, de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande. Ambos funcionarios no ocultan su optimismo. A menos que ocurra una catástrofe de carácter hidrológico, afirman que esta vez los plazos se cumplirán. Para llegar a ellos, sin embargo, habrá que recorrer un camino arduo. Un camino, que desde el punto de vista práctico, se inició con el estudio que en 1960 realizó la consultora francesa SOFRELEC y que luego fue actualizado en función de los adelantos tec- (nota MR.: textual en la crónica)
imposición de los pliegos con firmas integrado por Acres International, Hidrosud Argentina S. A., Hidrosud S. A. y Análisis de Proyectos S. A. En base a ese trabajo se realizó la nueva documentación para el llamado a licitación y se definió a través de una nueva apelación a consultores la elección de la firma Chas T. Main. Esta empresa estadounidense, con sede en Boston, debe asociarse por imposición de los pliegos, con firmas argentinas y uruguayas que integrarán un consorcio para la dirección de la obra denominado Main y Asociados. Este ente es el que asistirá a la Comisión Técnica Mixta durante toda la construcción.

salto grandeCARACTERISTICAS GENERALES DEL PROYECTO. El ingeniero Queirolo, uruguayo, es un verdadero veterano en la Comisión. Sus doce años de trabajo le otorgan un conocimiento profundo del proyecto, que él califica, sin ambages, como la "obra del siglo”. "El lugar del emplazamiento —explica— es Ayuí, ubicado entre los rápidos de Salto Grande y Salto Chico, a unos 18 kilómetros aguas arriba de las ciudades de Concordia y Salto, en la Argentina y Uruguay, respectivamente. La distancia entre los rápidos es de, aproximadamente, 12 kilómetros, y la caída entre un punto inmediatamente aguas arriba de Salto Grande y un punto inmediatamente aguas abajo de Salto Chico es de, aproximadamente, 14 metros. Por otra parte, la creciente normal de diseño adoptada para el proyecto es de 57.000 metros cúbicos por segundo con un riesgo del 1 por ciento de ser excedida en 100 años. La creciente máxima, denominada creciente extrema del proyecto, es de 70.000 metros cúbicos por segundo.”
El proyecto comprende dos centrales adyacentes con seis unidades cada una, ubicadas en el centro del río y cada una con su propia sala de montaje. Un vertedero de hormigón armado de 13 vanos con compuertas radiales ubicado en el lado uruguayo del río, que descargarán en un lecho amortiguador de hormigón. Las centrales incluyen dos descargadores de fondo por unidad, construidos por debajo de la toma y por encima del tubo de aspiración. Estos descargadores sirven para complementar el vertedero de superficie. La potencia de los alternadores se trasmite a dos subestaciones, una en cada margen del río, las que, a su vez, están interconectadas a una tensión intermedia de 220 kv. La tensión de trasmisión en Uruguay es de 400 kv y se han previsto dos líneas de circuito único desde Salto Grande a Montevideo. En cambio, la tensión de trasmisión en Argentina alcanza a los 500 kv y se ha proyectado una línea al circuito único desde Salto Grande hasta Santa Fe, en tanto que una segunda correrá a lo largo del río Uruguay hasta Colonia Elía y de allí a Rosario. Y algo importante: un puente carretero de más de ocho metros de ancho será construido sobre la planta hidroeléctrica y unirá a ambos países. Sobre la misma también se emplazará una vía ferrea. Algo que, sin duda, incrementará el caudal turístico de ambos países

POTENCIA, ENERGIA, FINANCIACION. Un proyecto de la envergadura de Salto Grande, una de las represas más grandes del mundo de las de baja caída, encierra en sí una vorágine de estudios, cifras y datos que difícilmente pueden enmarcarse en una nota. No obstante es necesario enfatizar que se instalarán 12 grupos de 135 MW cada uno, con turbinas tipo Kaplan que totalizan 1620 MW. Esta potencia instalada es similar a la del complejo El Chocón-Cerros Colorados. Que en base a los caudales registrados durante 72 años en el puerto de Concordia, la producción de energía anual será, en promedio, de 6.400 millones de kwh. Algo más de la tercera parte del total de la energía eléctrica anual que producen actualmente en la Argentina las centrales de servicio público y que el ahorro de combustible que la central implica es del orden de los cien millones de dólares al año. En cuanto al costo, el presupuesto estimado asciende al equivalente de 500 millones de dólares, suma que incluye el costo de las obras civiles de la presa y centrales y todo su equipo electromecánico, las líneas de trasmisión hasta los centros de consumo y, además, las expropiaciones y el traslado de poblaciones, caminos y ferrocarriles y los gastos de administración, dirección e ingeniería, estudios adicionales, etcétera. La financiación se hará con aportes locales, créditos del Banco Interamericano de Desarrollo y de proveedores. Las tres variantes han sido cubiertas de la siguiente manera: la sanción de la ley 19.287 que crea el Fondo Nacional de Grandes Obras Eléctricas asegura el aporte de capital nacional; el BID, por su parte, firmó un contrato de préstamo a la Comisión Técnica Mixta de 79 millones de dólares o su equivalente en otras monedas, a un plazo de 20 años y con un interés anual del 8 por ciento. El crédito, el más importante en la historia del Banco, prevé una ampliación de 47 millones de dólares adicionales para completar la segunda etapa del proyecto. Finalmente, en diciembre pasado, se licitó la provisión de turbinas y generadores con financiación a cargo de los proveedores. Y se recibieron propuestas de fabricantes de Estados Unidos, Francia, Italia, Suiza, Canadá, Japón, Alemania, Yugoslavia y la Unión Soviética. Para los entrevistados de Panorama, Salto Grande tendrá una efectiva repercusión en el desarrollo económicosocial de la Argentina y Uruguay. “Hay que considerar —afirma Queirolo— que, por lo menos, 190 millones de dólares se van a gastar en la zona en el término de cinco años." Por otra parte, en los momentos “pico" de trabajo, cinco mil personas y sus respectivas familias vivirán en forma directa de la obra. Ya se han abierto registros de mano de obra en las oficinas argentina y uruguaya. Y también se está trabajando en el lado argentino en la construcción de un hotel de 40 habitaciones que alojará a técnicos y gerentes. Pero hay muchas otras cosas que se han hecho o se están haciendo. Queirolo y Calvo las enumeran casi con devoción. Así, por ejemplo, el tendido de la línea de trasmisión de energía eléctrica al obrador, el contrato de trabajos de laboratorio para el análisis ae las muestras extraídas en las perforaciones, el contrato con la Dirección Nacional de Vialidad para el estudio y realización del traslado de la ruta nacional número 14, la construcción de los accesos y el camino internacional que pasará por el coronamiento del dique; los ensayos en modelo hidráulico, un contrato con el Laboratorio Nacional de Hidráulica, aplicada, cuya sede está en Ezeiza donde se harán los ensayos en modelo reducido. También se firmó un convenio con Ferrocarriles Argentinos para la realización de todos los trabajos concernientes al traslado de las vías en el tramo Concordia-Monte Caseros del Ferrocarril Nacional General Urquiza, dado que grandes sectores de las mismas quedarán cubiertos por las aguas; se han realizado perforaciones para verificar las características del subsuelo en la zona de fundaciones de la obra en ambas márgenes del río, han sido declarados de utilidad pública y sujetos a expropiación todos los inmuebles necesarios para la construcción de la obra y ha sido sancionada la ley de expropiaciones para los terrenos y viviendas que serán afectados a la realización del complejo. Y, además, se han firmado convenios de cooperación con la provincia de Entre Ríos y con el Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda para la construcción de unidades habitacionales en Concordia. En suma, un espectro de realizaciones que permite suponer que el aprovechamiento hidroeléctrico del río Uruguay será una realidad. En 76 años pasó “mucha agua bajo los puentes". Que siga ocurriendo, pero que sea utilizada.

PANORAMA, ENERO 24, 1974
 
 

ir al índice de Mágicas Ruinas

Ir Arriba